Cueva del Indio, Río San Vicente | Foto © CiberCuba

La Cueva del Indio, en Viñales, Cuba

En 1920 un campesino pinareño llamado Juan Díaz se adentró en una cueva de sus tierras y descubrió un espacio singular de la geografía cubana. Conocida como la Cueva del Indio, esta caverna está abierta al público y la visitan cada año miles de personas.

La Cueva del Indio se encuentra en un importante sistema cavernario cubano

En la Sierra de los Órganos, en Pinar del Río, se encuentra el sistema cavernario de un conjunto de sierras denominadas: Sierra de Viñales, del Medio, de Ancón, de la Chorrera o Guasasa y de Pan de Azúcar.

Cueva del Indio / CiberCuba

Los espeleólogos cubanos lo han estudiado profundamente y aseguran que la primera presencia humana en este sistema de cuevas correspondió a nuestros aborígenes.

No ad for you

Los primeros habitantes de la Cueva del Indio dejaron mucha evidencia arqueológica

Cuando los espeleólogos estudiaron las cuevas descubrieron muchos indicios de la existencia de una cultura precolombina. Se encontraron pinturas rupestres, restos de utensilios y enterramientos.

La cueva está ubicada en un paisaje natural excepcional, donde predominan el verde de la vegetación y la prominencia de los mogotes. Se encuentra muy bien comunicada por carretera y en los alrededores se ofrecen servicios de gastronomía y hospedaje.

Entrada a la Cueva del Indio / CiberCuba

Un río subterráneo recorre la cueva

El Río San Vicente forma parte de esta cueva. Por eso el recorrido que puede disfrutar el visitante se realiza una parte por senderos con iluminación eléctrica y, llegado un punto se termina el paseo en botes con motor.

Los visitantes pueden admirar la belleza de este espacio natural y maravillarse con las curiosas formas de las estalactitas y estalagmitas de esta cueva que, cuidadosamente iluminadas, ofrecen un espectáculo hermoso y con un toque de humor.

Salida en bote de la Cueva del Indio / CiberCuba

La salida después de la excursión está a aproximadamente a 150 m al noreste de la entrada. Esto se debe a que en realidad solo un kilómetro de la cueva está abierta a público.

Antes de terminar, una recomendación: el turismo de naturaleza no se hace en tacones. El suelo aquí puede ser resbaloso, recuerde que esto es una cueva y con aguas subterráneas. No deje nunca, pero nunca, basura arqueológica para los espeleólogos del futuro. No la necesitarán para saber que estuvimos allí.

Comentarios

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.