Antes y después de la popular artista. | Foto © www.todocuba.org
Antes y después de la popular artista. | Foto © www.todocuba.org

Quince años sin Consuelo: El recuerdo agradecido de los cubanos


América Latina Cuba

Publicado el Martes, 8 Octubre, 2019 - 14:15 (GMT-5)


La más reconocida locutora y presentadora de televisión y espectáculos, actriz de primer orden en cine y televisión, se entrenó y ganó experiencia, como muchos artistas cubanos en los años cincuenta, en la radio y haciendo comerciales. Es de grata recordación aquel del jabón Rina cuyo slogan rezaba: “La fe mueve montañas, hay que tener fe que todo llega”, porque indirectamente se asumió como el anuncio del fin de la dictadura batistiana.

Reconocía como maestros de actuación a Luís Manuel Martínez Casado, Agustín Campos, Xiomara Fernández y en la animación, a Germán Pinelli, con quien formó una pareja de presentadores muy amada por el público. Sus comienzos en la radio fueron mediante El ladrón de Bagdad, de Félix B. Caignet, con la dirección de Enriqueta Sierra, que también se encuentra entre sus maestros de actuación.

Desde los años cincuenta participó en el programa radial La tremenda corte, y luego actuó en televisión en la primera versión de Tierra brava, en el papel de la Niña Lala, y Hogar Moderno, junto a Armando Soler. A finales de los años cincuenta se convierte en la conductora del programa humorístico Detrás de la fachada, junto con José Antonio Cepero Brito, siempre, y esporádicamente al lado de Enrique Almirante. En ese programa, conformó definitivamente su mejor personaje humorístico, tal vez parecida a ella misma: una cubana dicharachera y locuaz, murmuradora y sabelotodo.

No ad for you

También hizo cabaret, teatro y hasta circo, como el show Consuelito en el circo con el cuarteto Los Meme como contrafigura. También trabajó para los niños con asiduidad, y durante muchos años le dio voz al títere protagonista de Amigo y sus amiguitos, un espacio creado y dirigido en 1962 por Edwin Fernández. En ese programa se le escuchó cantar muchísimos temas para los niños, entre otros un memorable Barquito de papel. También puso voz a varios personajes en Tía Tata cuenta cuentos, tanto radiado como televisado, y en el dibujo animado Matojo.

La actriz siempre declaraba que los dos trabajos televisivos más importantes que pudo realizar fueron Yerma (1964) una película de 16 mm realizada para televisión, al lado de Sergio Corrieri y Edwin Fernández, y dirigida por su esposo, Amaury Pérez; y Julito el pescador, en los años setenta y ochenta, junto a Enrique Santiesteban y René de la Cruz.

También hizo numerosos Teatro ICR, dirigida casi siempre por Roberto Garriga, en obras clásicas norteamericanas como Electra, de Eugene O’Neill; Intimidad de una estrella, de Clifford Odets, y Un tranvía llamado Deseo, de Tennessee Williams.

El cine, contó con ella en pocas pero memorables ocasiones: hizo El robo (1965, Jorge Fraga), narró el documental Viva la República (1972, Pastor Vega), protagonizó el documental Un Poco de Consuelo (1984, Guillermo Centeno) y fue entonces que se incrementó tremendamente su popularidad gracias al filme Los pájaros tirándole a la escopeta (1984, Rolando Díaz) al lado de Reynaldo Miravalles, Beatriz Valdés y Albertico Pujols. Su carrera en el cine cierra con su estremecedora interpretación de una anciana abandonada en Reina y Rey (1994, Julio García Espinosa) y un papel pequeño en Las profecías de Amanda (1998, Pastor Vega).

Fue tanto su amor y dedicación a la televisión, a la buena televisión, que le dio voz a uno de los programas más importantes de los años noventa, estando casi retirada, Hasta el último aliento, dirigido por Vicente González Castro y que rememoraba la historia de un medio cuyos mejores años parecían estar en los años cincuenta y sesenta

Nacida un 4 de diciembre de 1930 y fallecida un 7 de octubre de 2004, Consuelo será recordada como una de las artistas cubanas más criollas y populares. Un pueblo entero acudió a darle el último adiós.

 


Contribuye con CiberCuba

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram



Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Comentarios

Joel del Río

Joel del Río. Periodista, crítico de arte y profesor. Trabaja como redactor de prensa en el ICAIC. Colabora en temas culturales con algunos de los principales medios en Cuba. Ha sido profesor en la FAMCA y la EICTV, de historia del cine y géneros cinematográficos.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.