Belkis Ferro con sus animales | Foto © Josh Rojas/ Twitter
Belkis Ferro con sus animales | Foto © Josh Rojas/ Twitter

Vecinos de St. Petersburg, en Florida, ayudan a una exprisionera política cubana sin techo


Publicado el Domingo, 10 Noviembre, 2019 - 14:52 (GMT-4)


Una exprisionera política cubana que se encontraba viviendo en las calles de la ciudad de St. Petersburg, en Florida, fue trasladada a esta semana a un hotel, gracias a la intervención de vecinos del lugar que llevaron su caso a los medios de prensa.

Belkis Ferro, de 65 años, había establecido una especie de campamento en el estacionamiento de un centro comercial, donde vivía junto a sus cuatro perros.

Días atrás, dos residentes del área, Debbie y Joe Bross, la encontraron y decidieron ayudarla, conmovidos con su historia. El hombre, un detective retirado de la Policía, hurgó en la mochila de la anciana y descubrió que era una antigua presa política de la Isla, donde fue torturada en los años 70.

No ad for you

Tras dar a conocer su caso a Spectrum Bay News, la Junta de Liderazgo para Personas sin Hogar del Condado de Pinellas  recogió a la mujer, sus pertenencias y sus cuatro perros.

“La tienen en un hotel durante la semana y le están proporcionando servicios sociales. Entonces, eso la ayudará en el futuro si necesita un poco más de tiempo”, expresó Joe Bross.

El buen samaritano encontró entre las pertenencias de Ferro un documento judicial que mostraba que en 2002, la mujer declaró como testigo en el proceso seguido contra el exenfermero psiquiátrico Eriberto Mederos. Este hombre, que enfrentó un juicio federal en Miami por mentir para obtener la ciudadanía estadounidense, la había torturado en el Hospital Psiquiátrico de La Habana cuando ella solo tenía 16 años, dándole varias inyecciones de insulina para inducirle un coma.

Un jurado condenó al represor, pero este murió antes de ser sentenciado. Enfrentaba cinco años de prisión.

Por su parte, Belkis Ferro emigró de Cuba en los años 80. Tras conocer a Debbie y Joe Bross, aseguró que lleva dos años sin hogar.

Sin embargo, dejó bien claro que no quería ninguna ayuda que implicara separarse de sus animales.

“Sin separación, no. Para mí, separación, estoy muerta”, recalcó.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com 
 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.